Errores frecuentes ante las deducciones fiscales de I+D+i

Deducciones fiscales I+D+i, errores frecuentesDespués de ver la actualidad empresarial en el día a día, existe una gran problemática con las deducciones fiscales por I+D+i y más concretamente con la justificación de estas frente a Hacienda.

El desconocimiento generalizado puede dar lugar a problemas ante inspecciones futuras (hasta 5 años después de su aplicación) y más siendo esta deducción la de mayor peso en la actualidad.

La tónica general es, primero nos deducimos y después pensamos la manera de justificar dicho importe, sólo sí mi asesor fiscal puede ver problemas. El planteamiento correcto es justo al contrario, una vez que puedo defender la deducción, la aplico.

En nuestro día a día escuchamos multitud de conceptos fiscalmente erróneos. que parte de un supuesto equivocado: «Un proyecto de I+D con fondos públicos es igual a la cantidad de I+D que me deduzco en Impuesto Sociedades». Algunas de las frases escuchadas en nuestras visitas son:
– «Tengo un informe vinculante y el gasto auditado».
– «Tengo proyectos CDTI y este organismo ha aprobado mi gasto como I+D».
– «Si los técnicos de Hacienda son fiscalistas, ¿qué saben ellos de tecnología?»

Decir que los informes vinculantes ex-ante son papel mojado frente a Hacienda. Si bien tienen una validez legal, sobre todo a la hora de calificar la actividad como I+D o Innovación tecnológica. Un informe que se emite antes de la realización de un gasto (ya que a esto se refiere el termino Ex-Ante) nunca podrá prever ni las actividades que finalmente se han llevado a cabo, ni mucho menos el gasto asociado a estas.

Hacienda dispone de las herramientas para conocer si las actividades están correctamente calificadas como I+D o innovación tecnológica. Si el inspector tiene alguna duda, propondrá certificar el proyecto.

El I+D fiscal esta regulada por un Real Decreto, más en concreto el RD 1436. Por ello I+D ≠ I+D Fiscal . Siempre que queramos aplicar deducciones de este tipo, debemos acudir a lo dispuesto en este Real Decreto.

Esto junto a no deducir por proyecto, sino por actividades, y tener en cuenta que para realizar un proyecto de I+D hay actividades necesarias para su ejecución, pero que no son calificadas como I+D ni Innovación tecnológica, son las principales pautas para tener plena garantía jurídica frente a Hacienda. No olvidéis que estas deducciones son un derecho que la empresa debe aplicar.

Otro aspecto a tratar es la gestión de la Unidad de I+D de la empresa y la fiscalidad asociada, pero esto lo trataremos en profundidad más adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *